¿Te ha gustado el blog? Qué tal si nos regalas un +1
__________________________________________________________________________________________________________________

El vuelo y la salud


Volar es un placer. Pero a veces, esta acción puede perjudicar leve o moderadamente la salud de algunos pasajeros. Repasaremos algunos síndromes relacionados con el vuelo, sus síntomas y cómo evitarlos:





Jet Lag o "Síndrome de cambio de franjas horarias"
A veces, cuando volar implica pasar por varias franjas horarias, se produce el conocido "Jet Lag2, que nos más que la mezcla de cansancio y otros síndromes. Se produce al romper el reloj del organismo o ciclo circadiano.
En viajes al oeste, el impacto es menor que si es hacia el este. Si vuela de Madrid a Nueva York, impacta menos que viajar de Madrid a Nueva Delhi.
Algunos de sus síndromes son: fatiga, cansancio general, confusión en el momento de tomar decisiones, irritibilidad, problemas digestivos, falta de memoria y apatía.

Más info sobre el JetLag y sobre como evitarlo en Euroresidentes.com

Síndrome de la clase turista
Afecta al 19% de los pasajeros de vuelos de más de 8 horas. Consiste en la producción de pequeñas trombosis debido a un gran tiempo sentado. Puede producir de pequeños coágulos a algunos de más importancia, como embolias en órganos vitales como los pulmones.
Los síntomas son: falta de aire (disnea), dolores, calores...
Los médicos recomiendan dar paseos por cabina y estar bien hidratados, evitando ingerir alcohol.

Más info en Consumer.es

Viajar embarazada
Siempre y cuando la gestación sea normal, la salud de la madre esté bien y falta algunos meses para el parto, se puede viajar sin ningún impedimento.
El periodo de menor riesgo es de la 18ª semana a la 27ª; en adelante a la 34ª no es recomendable trayectos largo y hasta el parto, es recomendable pedir consejo al ginecólogo.

Más info en SerPadres.es


Taponamiento en oídos
Se producen en el descenso del avión, sobretodo en descensos bruscos o de gran altura. Se debe a una masa de aire en el oído medio (del tímpano a los huesecillos), vulnerables a los cambio de presión.
Se trata tapándose la nariz y la boca y respirar, bostezando o comiendo. Si tras el vuelo y durante varios días el taponamiento sigue, acuda a su otorrinolaringólogo.

Más info en la web del Dr. Francisco González





1 opiniones:

Cristobal dijo... (responder)

Muy buenos datos. He aprendido algunas cosas. Gracias por la información.